A. El pensamiento
Ficha 7 - La caridad en la verdad es sostenida por la lógica del don
graphic
Hasta este momento Benedicto XVI ha efectuado un análisis tan competente como severo sobre la actual concepción del desarrollo. Ahora en capítulos siguientes, si bien continúa el momento de análisis crítico, propone positivamente los componentes auténticos del desarrollon acuñandolos en términos expresivos:  fraternidad(caridad, don ) (c. 3), derechos y deberes, cuidado  del  medio ambiente ( c. 4), colaboración y solidaridad (c. 5), buen uso de la técnica (c. 6).
1. Ya desde el título del c. 3, “Fraternidad, desarrollo económico y sociedad civil”, se tiene la clave de lectura de la CiV: “la sorprendente experiencia del don ”. Ella fluye de Dios-Amor hacia el ser humano. Tal Amor lo hace consciente de la gratuidad que lo hace ser sí mismo y lo convierte en hermano de sus semejantes. Ello lo conduce a invertir sobre cada una de su obras con “la lógica del don”, que incluye necesariamente la justicia por la cual también “el desarrollo económico, social y político necesita, si quiere ser auténticamente humano, dar espacio al principio de gratuidad como expresión de fraternidad” (n. 34).
2. La aplicación más inmediata es el mercado que es de fundamental valor para la convivencia. Este está sujeto a principios de justicia, pero no es suficiente: “sin formas internas de solidaridad y de confianza recíproca, el mercado no puede cumplir plenamente su propia función económica”. Hoy “Hoy, precisamente esta confianza ha fallado ”, creando gran cantidad de pobreza, y por tanto empobreciendo el mercado mismo (n. 35).
3. Desafortunadamente domina la idea de que la “lógica del mercado” considerada como la sola producción de riqueza resuelva todos los problemas sociales y politicos. Debe en cambio ser “ordenada a la consecución del bien común”, viviendo “relaciones auténticamente humanas, de amistad y de sociabilidad, de solidaridad y de reciprocidad” que insertados van también dentro de la actividad económica (n. 36).
4. Si “la justicia afecta a todas las fases de la actividad económica”,  entonces “toda decisión económica tiene consecuencias de carácter moral”.  Se considera la conveniencia del “contrato” para la producción económica, pero necesita igualmente “leyes justas y formas de redistribución guiadas por la política”,  caracterizadas por el espíritu del don.